Viajando en Moto Por Irán Parte 1


…El frío nos obligaba a migrar hacia el sur, tomamos ruta buscando la frontera entre Turquía e Irán, a medida que avanzamos entre una espesa niebla íbamos viendo cómo iba apareciendo nieve a lado y lado de esa inhóspita carretera.

El viento era cada vez más frío, las gotas en mi parabrisas se congelaban, sentía dolor en los dedos de los pies y el rostro me ardía, le pregunté a Kathe si me detenía y ella dijo que no, que continuáramos, igual no había donde parar ya que era solo asfalto y un gran valle con blancas y grandes montañas en el horizonte.

El GPS marcaba que solo faltaban 20 km para llegar a la frontera, pero sentíamos que eran como 200, al llegar en medio de una leve nevada, un policía nos pide que le indiquemos el número de la placa de la moto y que continuemos.

Nos acercamos a una ventanilla y un funcionario nos pide los pasaportes, nos sella la salida de Turquía y nos acercamos a una puerta de doble reja.

El lado turco abrió primero la reja y luego abrieron la otra del lado Iraní, el frío siempre presente en cada movimiento, un militar Iraní nos hace bajar de la moto y nos indica que lo sigamos hasta unas ventanillas donde nos piden los pasaportes y el carnet de pasajes, nos verifican las visas y nos dan la el sello de entrada a Irán.

_dsc7228

En ese momento se nos acerca un señor muy serio y de buena presencia, muy respetuoso pidiéndonos todos los documentos incluyendo el carnet de pasajes y me dice que debo pagar 2.000.000 de Riales iraníes como (50 euros) para el papeleo, Katherine inmediatamente dijo ¡no vayas a pagar nada!, le dije al señor que no iba a pagar nada, que el carnet de pasajes es muy costoso y no se debe pagar nada en las fronteras.

El señor se movía de un lado a otro buscando a otras personas para que le pusieran firmas y sellos al carnet de pasajes.

Luego nos dimos cuenta que este señor era un tramitador, después de un rato me dijo que solo pagara las copias y que no tenía que pagarle nada a él, (nos ayudó agilizando los trámites y así y todo fue un poco más de una hora en esa frontera), le caímos bien al señor.

Mientras sellaban el carnet de pasajes me pidieron que acercara la moto a la aduana donde verifican todas las mercancías, allí tenían un bus y estaban decomisando algunas mercancías y hasta un joven estaba llorando.

Por nuestra parte me preguntaron que de donde era y le dije que de Colombia, el policía responde genial y que linda moto, mira un poco la moto y me hace señas que entrara de nuevo a la oficina (pues estaba nevando). Así que no me revisaron nada, ni siquiera preguntaron que llevábamos.

Nos entregan el carnet de pasajes verifico que este correctamente, adicional me dan una hoja con varios sellos,  acomodamos todo, nos montamos en saphira y partimos, aunque estábamos un poco preocupados porque estaba nevando, pero eran más las ganas de salir rápidamente de aquel lugar. (no nos gustan los puestos fronterizos).

_dsc7236

A un par de kilómetros entre la neblina y el polvo blanco de la nieve visualizábamos la silueta de una mediana ciudad.

Recorrimos unos cuantos cientos de metros y nos encontramos un control policial, el cual nos pide la hoja con los sellos y listo. Welcome To Irán.

No teníamos un plan de ruta, solo queríamos avanzar hacia el sur, así que pasamos rápidamente aquella ciudad y vimos en el GPS que a unos 30 km estaba una pequeña ciudad llamada Maku, decidimos avanzar hasta allí para comprar algo de comer y buscar donde acampar, esperando que no hubiera mucha nieve.

Continuamos en medio de esa fuerte nevada, el parabrisas rápidamente se llenó de hielo y me tocaba avanzar muy lentamente.

A medida que nos acercábamos a Maku, la nevada iba mermando hasta que ceso, así que paramos en una tienda y compramos unas galletas y un jugo.

Mientras yo estaba en la tienda veo que un señor saluda a Katherine y se toma una Selfie con ella, al salir me saluda y nos invita a su casa a almorzar, a lo que le dijimos que claro que no había problema, en ese momento llegó un automóvil muy bonito con un joven de unos 20 años, era el hijo del señor, nos indica que lo sigamos.

Y así lo hicimos, llegamos a una casa de dos plantas muy sencilla, guardamos la moto y entramos a la casa, antes deben saber que en ninguna casa iraní se entra con zapatos, así que en el pasillo nos quitamos las botas y entramos, lo primero que sentimos fue un aire cálido y confortable (pues afuera hacia 0 grados), nos recibe una niña de 9 años y su madre,

La casa tiene una gran sala con el piso cubierto con espectaculares alfombras con el rojo predominante,  muy limpia y minimalista, no tenían mesa, pero en un lado habían un par de muebles y un moderno TV, también tenía una pequeña cocina y una habitación, el baño quedaba en el pasillo y era de letrina a ras del suelo, donde uno debe acurrucarse.

Mientras hablábamos con la familia nos dicen que nos podemos quedar con ellos esa noche, les decimos que claro que muchas gracias.

A la hora de cenar vemos como ponen una especie de mantel plástico sobre la alfombra en la mitad de la sala y sobre ella ponen, pan, té, queso, mantequilla, frutos secos, frutas, Pepino, Tomate y algunas yerbas como cilantro, cimarrón y albaca entre otras cosas.

_dsc7251

Nos invitan a sentarnos en el suelo alrededor del mantel, y nos pasan un plato, una cuchara y un tenedor (nunca te darán un chuchillo para comer) jajajaja.

La forma correcta de comer es tomar un pedazo de pan (delgado) y hacer un pequeño taco usando los otros ingredientes.

Comer en el suelo sobre alfombra es una de las cosas que más nos ha encantado de irán.

Luego de cenar poco a poco empezó a llegar familiares, primero las hermanas de la mamá luego las tías, la abuela, el abuelo, los sobrinos las primas, en fin eran más de 20 personas, fue súper divertido.

Nos pasó dos cosas embarazosas, la primera, cuando llegó el abuelo de la familia, Katherine lo saludo dándole la mano, y luego nos enteramos que el señor es orador de una mezquita (es como decir el sacerdote en una iglesia), y en el islam las mujeres no deben tener contacto con los hombres que no sean de su familia, jajajaja, menos darle la mano a uno de sus “oradores” jajaja sorry. La segunda, cuando bajé a acomodar la moto, llego una de las tías y al presentarnos le estire la mano para saludarla y la señora inmediatamente se hizo para atrás y escondió la mano, que pena, no me acordaba de ese detalle, tocaba saludarla con un simple gesto. jejeje

_dsc7255

A la hora de dormir le decimos que en la sala está bien, por lo que sacan unas colchonetas delgadas (como la de los gym) pero son de tela.

Resulta que en las casas iraníes no se usa casi camas, tienen muchas de estas colchonetas y las ponen en la sala o en el cuarto y allí duermen todos.

Cada noche esta linda familia nos pedía que nos quedáramos una noche más, y así estuvimos durante 4 días, pero llegó el día de partir.

Continuamos ruta con la mente y el corazón abierto y con muchas ganas de saber que nos prepararía la vida para ese día, como cada día salimos al encuentro de nuestro incierto destino, sin saber que íbamos comer, o que ruta íbamos a recorrer y mucho menos donde íbamos a dormir, así es nuestra vida, así es klaps, un kilómetro a la vez.

Gracias por leernos, en otra crónica les contaré un poco todas las cosas extraordinarias que nos has paso en Irán.

Saludos