Moteros parestésicos y manos dormidas


fig32

Quizá te haya pasado alguna vez que, después de varias horas conduciendo, se te “duermen” el dedo meñique y anular. Esta sensación de entumecimiento de las extremidades se denomina parestesia y suele estar producida (descartando enfermedades) por la presión prolongada en algún nervio. Cuando conducimos la moto durante mucho tiempo es relativamente fácil que la posición que adoptamos no sea del todo correcta y provoquemos una presión inadecuada.

Por la muñeca pasan tres nervios muy importantes: el ulnar, en medio y el cúbito. Éstos discurren por la parte interior del brazo y la palma de la mano con lo que al apretar con fuerza el puño sobre el manillar durante mucho tiempo provocamos que esa presión inflame los nervios. Se produce una sensación de aumento de la densidad muscular seguida del clásico hormigueo. Después de esforzase en hacer funcionar los dedos desaparece el hormigueo, sustituido por una sensación de frío que, paulatinamente, se ajusta ala temperatura corporal normal. A veces la sensación puede prolongarse durante varios días. No hay que preocuparse demasiado porque llega a desaparecer totalmente. Se recomienda reposo y la ingesta de algún antiinflamatorio así como baños alternativos de agua fría y caliente en la extremidad afectada. Como es natural, si el problema persiste habrá que acudir a un especialista.

 0x0-imagesCANZVRGH1

 Para evitar este síndrome debemos procurar conducir relajados, evitando ir en tensión continua y con la presión adecuada sobre los puños. En conductores novatos es habitual que se lleve la moto en modo “agarrotado”, con una ligera sensación de estrés. Poco a poco hay que ir ganando confianza en nosotros mismos y tendiendo llevar a la moto con más naturalidad para que la sensación de cansancio y la parestesia desaparezcan.

Es importante tener el manillar a la altura adecuada y por supuesto, a la distancia que más se adecue a nuestra fisonomía. Tenemos que lograr un puesto de pilotaje lo más ergonómico posible. Para ello existen en el mercado alzas de manillar y adaptadores que nos hacen más cómoda la conducción. También es importante usar unos guantes con buen acolchado que amortigüen la presión que hacemos sobre los puños.

41V4RIMhzNL._AC_UL320_SR252320_

Una buena opción puede ser usar puños con una goma más blanda, neopreno o similar, que proporcionen buen agarre pero que no sean tan duros como los originales.

12

Por último, para viajes largos, habrá que sopesar el uso de cualquier complemento anti-fatiga, también llamados control-cruiser, en el acelerador que reduzca la carga sobre la muñeca. Los hay de muchos tipos y son de gran ayuda en la conducción por autopista.

Tomado de: http://viajoenmoto.com/moteros-parestesicos-y-manos-dormidas/