Ferry desde Irán a Dubai 


Empujados por intenso frío del norte, y “encasillados” por las guerras de los países vecinos (Irak y Pakistán), nos dirigimos al sur, con rumbo a Dubai.

Luego de cruzar el árido, caluroso y desolado desierto del sur de Irán, casi 300 km de nada, ni gasolineras ni casas ni nada (solo avisos de cuidado con los camellos), luchando con camioneros suicidas a más de 120km/h, cansados y con el indicador de combustible en rojo entramos a la ciudad de Bardar Abbás, en la costa sur de Irán.

Llegamos a la casa de un couchsurfing, donde nos hospedaríamos mientras buscábamos la mejor forma para cruzar el mar persa.

Arribamos a Bardara Abbás un jueves y en este país se usa el calendario persa donde los fines de semana son los jueves(como sábado) y los viernes como (domingo) , así que el al otro día todo estaba cerrado, aprovechamos este día para descansar, investigar sobre el transporte y editar fotos para todos ustedes.

El sábado muy temprano nos dirigimos a la oficina de la empresa, “un momento les cuento algo”… (mientras escribo esto desde el Ferry, en el puesto de atrás una señora musulmana con su hijab no deja de roncar como tractor) jejeje tenía que contarlo… Bueno continuo, fuimos directamente a la oficina de la empresa Valfajr que queda en el edifico South Seas Shippin Company coordenadas 27^56^09.925N  13.763’E, en el tercer piso a mano izq la penúltima oficina.

aquí nos atendió un señor muy amable y rápido, nos pidió los pasaportes, las visas de los emiratos y el carnet de pasajes de la moto, nos informó que eran 90 dólares por pasaje 2,800.000 riales iraníes, más 7,200.000 por la moto, más 2.200.000 de documentos, más 880.000 de tasas, más 350.000 de impuesto portuario, mejor dicho casi me siento a llorar con tantos más más más.. 

le comenté al señor que solo teníamos 7,500.000 (230 usd) de riales iraníes (y que en la frontera nos habían estafado como con un millón de riales y este era todo nuestro dinero, que me ayudara, él me informó que podía pagar allí 6’500.000 y al llegar a Dubai pagar el restante como 300 Usd, ( y gracias a mis amigos motociclistas en Colombia que nos patrocinaron con 200 Usd, más la ayuda de mi madre y hermano (con mucho sacrificio), completamos el dinero para pagar en el restante en Dubai.

Bueno el dinero era la parte “fácil” para toda la burocracia que se venía. 

En esta oficina nos entregaron los tíquets de nosotros (eso tomó 30 minutos) luego me indicó en un papel que me dirigiera al puerto inmediatamente para realizar el papeleo de la moto, pues el Ferry salía en la noche y el próximo salía el lunes o martes. 

Al llegar al puerto, fuimos a la oficina al lado de la entrada, allí verifican el número del chasis de la moto y ponen un sello en el carnet de pasajes.

Luego pasa a la oficina del lado donde otro señor le pone una firma y otro sello.

Luego se va al edificio del medio de color azul y te piden que llenen un formato de su visita en Irán a qué ciudades visitó, datos personales y de la moto, también copia del carnet de pasajes y del pasaporte, esperé 20 minutos y “listo”.

Eso pensaba, resulta que con eso queda registrada la moto en el puerto y ya no pude salir más de allí, así que mucho ojo, nosotros no teníamos todo el equipaje con nosotros y nos tocó dejar el carnet de pasajes y rogar para que nos dejaran ir por el equipaje con la moto.

Volvimos al puerto al rededor de la 1pm y fuimos a otra oficina donde le tomaron copia al carne de pasajes y a mi pasaporte, aquí toco pagar 350.000 de riales iraníes de tasa portuaria.

Y empieza el juego, fui a otra oficina donde di mi pasaporte y me entregaron una hoja todo en persa, con esa hoja podía entrar a la zona de carga y dejar la moto lista para montar al Ferry, luego volver con la hoja para que me devolvieran el pasaporte ( dentro del puerto las distancia son hasta de más de 1km), luego de eso, uno de los agentes vino en su auto y me llevó a otra oficina dentro del puerto, allí hicieron un chequeo del carné de pasajes y de unas hojas, colocaron sellos y firmas, luego fuimos a otra oficina como a 500 metros he hicieron otra verificación, luego nos llevaron a otra oficina diferente donde otro señor lleno un documento y puso otro sello y firmas, de allí salimos de la zona de carga y volvimos la oficina donde se pagó la tasa portuaria, tomaron de nuevo el carnet de pasajes con los mil sellos y más firmas que la petición por La Paz, ingresaron unos datos en el sistema he imprimieron unos documentos. 

Y ahora sí listo, por fin, lo que no les he contado es que ya habían pasado 7 horas y era de noche, y a todo lo anterior hay que sumarle que repetimos muchas veces ir y venir a varias de esas oficinas, fue toda una locura. 

Ahora sí podíamos ingresar por el terminal marítimo y pasar todos los controles incluyendo la salida del país (muy similar a un aeropuerto internacional), y pudimos entrar al barco junto con la moto, la aparcamos, aseguramos y subimos al 3 piso a una gigante sala con asientos similar a los buses intermunicipales, con espuma dura y un gran tv que trasmite una película árabe.

A los pocos minutos sirvieron una cena de gran proporción, arroz y dos presas de pollo, Pepsi y el famoso yogur salado del Medio Oriente.

Y bueno mientras escribo estas palabras, vamos viajando en alguna parte del mar persa entre Irán y Dubai, en busca de nuevas aventuras.

Muchas gracias por viajar con mostos y cualquier duda que tengan no duden en escribirnos con gusto les responderemos todo.

Y recuerden que una forma de apoyarnos en con su like en nuestra fanpage en Facebook @klaps.com.co o klaps comunidad.

Saludos.

Para el siguiente capítulo ver desembarque en Dubai. 

Allí les cuento todo lo que toca hacer para entrar la moto a los emiratos y nuestra primera aventura. (Días difíciles, Katherine con ganas de volver a Colombia y yo con algunas lágrimas en los ojos).

Gracias por leernos y por viajar con klaps.

Saludos.